Posted On 09/07/2013 By In Belmonte, 100 años de alternativa With 1275 Views

De vuelta a España

Belmonte 100 años de alternativa

Belmonte entradilla

Relatos sobre las anécdotas que se recogen en el libro “Juan Belmonte, matador de toros” del autor Manuel Chaves Nogales.

 

 Los amorios mexicanos

Una de las curiosidades de méxico, que le sucedía a los toreros españoles, era la actitud que las mujeres tenían hacia ellos. Era frecuente recibir llamadas telefónicas de las mujeres mexicanas pidiéndoles citas clandestinas en los sitios más inverosimiles, todo ello muy de novela. Unas veces en cementerios, otras fugazmente entre las rejas de una ventana, etc… llegando a ser este tipo de cosas uno de los principales alicientes y atráctivos que tenía ir a México a torear.

Entre estos escarceos, Belmonte conoció a una muchacha de familia acomodada por la que estuvo a punto de dejar todo, lo habría hecho, si no fuera por que el día decidido por los tortolitos para escapar a vivir su amor estando los dos en un tren que iba hacia Estados Unidos, ella acompañando a su familia y Belmonte en otro comparimento a la espera de la señal, un imprevisto sucedió en la línea del tren y resulta que un grupo rebeldes habían cortado la vía por lo que el tren volvió a Máxico y la corrida que estaba prevista para ese día se celebró y aquel enamoramiento repentino desapareció tan rápido como había surgido.

La rivalidad mexicana

En las 15 ó 20 corridas que Belmonte toreó en México, en más de 8 ó 10 alternó con Rodolfo Gaona, por esta caussa fue tan sonada y de tanta expectación aquella campaña mexicana. A Belmonte nunca le disgustó tales rivalidades y las tomó siempre como un estímulo para seguir toreando.

Cartel Belmonte y Gaona

Partida de México y llegada a España

El 20 de febrero Belmonte y su cuadrilla, que por aquel entonces estaba compuesta por Vito, Céntimo, Calderón, Pinturas y Pilín, parten de regreso a España con una gran añoranza de Belmonte que le hizo ser mexicano durante algún tiempo ya estando en España.

La tradición de los toreros venidos de tierras mexicanas contaba  que estos siempre traían consigo un loro y Belmonte no iba a ser menos y s trajo varios loros para regalar, unos gatos y unos chiguaguas, todo ello a medida que iba hacia el embarque lo iba comprando, resultando finalmente que aquellos loros eran mudos y jamas dijeron nada.

Llegado a Coruña marchó inmediatamente hacia Sevilla con unas hanas trenedas de lucir todas aquellas extravagancias mexicanas que se traía. A su llegada a Sevilla el recibimiento an la estación fue extraordinaria, miles de personas se agolpaban en los andenes y gritaban ¡Viva Belmonte! hasta quedarse afónicas, se montó un tumulto que en ocasiones lo aupaba llevandolo en volandas. Llegado el puente de Triana  y al paso por Santa Ana a algún iluminado se le ocurrió coger las andas de la virgen y subir a Belmonte en ellas para procesionarlo por Triana como si fuera la mismisima virgen.

El sacristán asustado por todo aquello avisó rapidamente al cura el cual al ver todo aquello arremetió contra los asaltantes gritandoles ¡Sacrílegos! y amenazando con llamar a la Guardia Civil. Aquellas amenazas surgieron efecto y aquellos Belmontistas desecharon su primera idea.El cura una vez que todo aquello ya hubo pasado y más tranquilo comento: -¡Siquiera hubiese sido para llevar a Joselito!

Iglesia Santa Ana Triana Sevilla

Cap.1.- Primera heroicidad

Cap.2.- Cazador de leones

Cap.3.- Ha nacido un torero

Cap.4.- Una verdad revelada

Cap.5.- El segundo de La Tablada

Cap.6.- El que para, manda

Cap.7.- Un “Tancredo”, veintitrés reales

Cap.8.- Juan “Er der Monte”

Cap.9.- Los panecillos de Elvas

Cap.10.- Rios de sopa y montañas de pescado

Cap.11.- El Cambiazo

Cap.12.- Aún hay justicia en la tierra

Cap.13.- Llegó el amor y Sevilla

Cap.14.- ¡Mátame,asesino,mátame!

Cap.15.- A Valencia con amor

Cap.16.- Estaba decidido, aquella tarde moriría

Cap.17.- El melonero de Triana

Cap.18.- ¡Viva Belmonte!

Cap.19.- El peor percance de mi vida taurina

Cap.20.- Madrid estaba conquistado

Cap.21.- ¡Cinco dias sin dormir y toreando!

Cap.22.- Valle Inclán y amigos

Cap.23.- La Alternativa

About

3 Responses

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.