Posted On 04/06/2013 By In Belmonte, 100 años de alternativa With 1822 Views

Madrid estaba conquistado

Belmonte, 100 años de alternativa

Belmonte entradilla

Relatos sobre las anécdotas que se recogen en el libro “Juan Belmonte, matador de toros” del autor Manuel Chaves Nogales.

 

 

Al año siguiente Belmonte empezó tereando en Barcelona donde fue llevado a hombros por las Ramblas, cosa que a algún periodista de la ciudad condal no le pareció acorde al nivel cultural que Barcelona tenía. En una de las dos novilladas en las que actuó se acercó a verlo uno de los periodista más entusiasta de Joselito, el cual dictaminó que no era ningún fenómeno aunque si un buen torerillo.

Cartel Novillada de Belmonte en Barcelona el 2 de Marzo de 1913

También toreó en Valencia otras dos novilladas y después marchó a Toulousse, donde descubrió que había otras formas de pensar y vivir, otras ideas de la vida que iban mucho más allá de Sevilla, pero cuando contaba en Triana aquello a sus compañeros, estos empezaron a desconfiar de que Belmonte estuviera fantaseando demasiado, aquello era imposible que sucediera en ningún sitio.

Belmonte volvió a Barcelona, luego a Bilbao y por último se presentó en Madrid. La expectación era muy grande en Madrid estaban deseando ver a los que por aquel entonces se les llamaban los “fenómenos”. Un poco antes de de llegar a Madrid en el tren se subió el reportero más en boga de aquellos tiempos “El Duende de la Colegiata” que escribía en el Heraldo y aprovechando la ocasión les hizo una entrevista, este reportero que era especialista en llamar la atención lo primero que hizo al llegar a Madrid fue llevar a Belmonte al teatro Romea donde estaba actuando la mismísima Pastora Imperio, que hacía poco se había separado de Rafael “El Gallo”, así se quitaron unas fotos y el escándalo estaba servido.

Belmonte con Pastora Imperio

Belmonte con Pastora Imperio

La cosa no acababa ahí “El Duende” le pidió expresamente a Belmonte que le brindase el toro a lo que el maestro accedió.

Al primer novillo Belmonte le pegó cinco verónicas que hizo que el público se entusiasmara y después de un recorte se ciñó tanto que recibió un pitonazo en un muslo. Al llegar la suerte suprema Belmonte se dirigió hacia el tendido donde se encontraba “El Duende” para hacer el brindis que le había prometido, pero la gente al percatarse de tal propósito empezó a gritar al maestro “¡No!¡No!”. Belmonte hizo como si no oyera pero una tempestad de gritos y silbidos caían sobre Belmonte, se dio cuenta de la impopularidad del reportero en Madrid y de aquello repercutiría sobre su popularidad para con los aficionados madrileños, pero Belmonte había prometido aquel brindis y cumplió con su palabra.

El malhumor que aquello causó en Madrid pasó rápido, el novillo lo mató bien y a fuerza de arrimarse el público de Madrid fue entusiasta de Belmonte como en Sevilla. Aquella noche en los cafés de Alcalá y la Puerta de Sol Belmonte era aplaudido y vitoreado al ser reconocido. Madrid estaba conquistado.

 

Cap.1.- Primera heroicidad

Cap.2.- Cazador de leones

Cap.3.- Ha nacido un torero

Cap.4.- Una verdad revelada

Cap.5.- El segundo de La Tablada

Cap.6.- El que para, manda

Cap.7.- Un “Tancredo”, veintitrés reales

Cap.8.- Juan “Er der Monte”

Cap.9.- Los panecillos de Elvas

Cap.10.- Rios de sopa y montañas de pescado

Cap.11.- El Cambiazo

Cap.12.- Aún hay justicia en la tierra

Cap.13.- Llegó el amor y Sevilla

Cap.14.- ¡Mátame,asesino,mátame!

Cap.15.- A Valencia con amor

Cap.16.- Estaba decidido, aquella tarde moriría

Cap.17.- El melonero de Triana

Cap.18.- ¡Viva Belmonte!

Cap.19.- El peor percance de mi vida taurina

About

1 Responses

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.