Posted On 31/07/2019 By In Azpeitia 2019, headline, Reportajes, SlideInicio With 125 Views

La experiencia da orejas

31 de julio de 2019. Plaza de toros de Azpeitia, primera de feria. Más de tres cuartos de entrada.

Seis toros de Ana Romero, desiguales de juego y presentación sin destacar ninguno sobremanera y uno de Salvador Gavira (quinto) de sobrero.

Daniel Luque. Media estocada algo desprendida. Saludos.

Estocada y dos orejas.

David de Miranda. Estocada. Saludos.

Pinchazo y dobla el toro. Algunos pitos.

Adrien Salenc. Pinchazo y estocada casi entera. Saludos.

Estocada y vuelta al ruedo.

Antes de empezar la corrida, el ayuntamiento de Azpeitia hizo entrega a Francisco Gómez, mayoral del hierro santacolomeño, del premio al mejor toro de la feria 2018. Cunero se llamaba y fue lidiado por Emilio de Justo.

Daniel Luque brindó la lidia del cuarto a Joxin Iriarte, presidente de la Comisión Taurina de Azpeitia, y acertó, fue el toro del triunfo.

Falló Raúl Caricol en el último par de banderillas pero sin tiempo a que el tercio continuase, le pidió su juego a Ronquillo. Se lució y saludó montera en mano.

Nada más comenzar el pasodoble, lo mandó detener Luque. La música brotó del temple de sus manos entre el silencio del público si bien es cierto que la percusión llevaba más pico que pala. Fue Claraboya un toro algo distraído pero el de mejor embestida del encierro, lo que permitió a Daniel lucirse en una faena llena de experiencia con lunares negros en la colocación en algunas fases de la lidia. Tardó un poco en morir el toro y sus estertores de bravura fueron para caminar en pos del torero aunque ya estaba en el otro mundo. No lo sabía. El público exigió las dos orejas que concedió el presidente.

En el primero se desmonteró Juan Contreras en banderillas. El toro se mostró tardo y renuente a la embestida pero con insistencia logró el matador arrancarle tandas cortas. La persistencia algo roba también. Fueron mejor los comienzos con la derecha y al natural el astado ya no estaba para fiestas. Limpios siempre los adornos.

Con buena nota pasa Adrien Salenc su debut en La Bombonera. Gustó en su presentación en esta plaza, sobre todo en el primero de su lote. Ganas y voluntad no le faltan, juventud divino tesoro. Se lució a la verónica en el saludo capotero. El tercero se mostró pronto y acudió sin dudar un segundo a los capotes, al caballo y a los subalternos en el segundo tercio. Se fue agotando el combustible y cuando el francés quiso mostrar sus naturales, amenazó con rajarse el de Ana Romero. Duró poco en la muleta.

El sexto derribó en varas y Salenc brindó al banderillero local Asier Etxaniz “Kinttela”, habitual con él pero que al parecer no puede actuar todavía en corridas de toros. Tiempo habrá para debutar en su pueblo, una pena.

Exigía el último un torero avezado y un trasteo de mano firme y poderosa. No se le puede exigir esto a Adrien que dejó ver una clara falta de mando y dominación. Con las mencionadas ganas no se consigue todo, más sabe el zorro por viejo que por zorro. Tras saludar una ovación, la vuelta al ruedo corre por su cuenta, dulce pecado de juventud.

La primera corrida de David de Miranda en esta plaza no fue en torero. El segundo, flojo de manos, se llevó una faena desacoplada y con excesivas precauciones. No llegó a exprimir todo lo que podía traer este toro en su interior, nunca lo sabremos. Le ayudo con una excusa, tenía miedo a que cayese más. Esta es mía y de mal pagador, lo siento.

El quinto se lastimó una mano en el encuentro con el caballo, inutilizándose para la lida. Al sobrero, pequeño pero bien armado, no lo quiso ver, ni siquiera ponerse. Trapazos que no hacen tanda. Abrevió de mal modo.

 

Texto: FinitodeTeis

Fotos: Charo Lorenzo

About