Posted On 01/09/2014 By In Reportajes With 952 Views

Pepito Grillo ¡vuelve!

Priego de Córdoba

Si daña la fiesta de los toros la insinceridad, no la daña menos el conformismo. Llamaremos conformismo a esa falta de interés por que las cosas se hagan bien; esa aceptación de hechos consumados, sin reacciones que obliguen a la enmienda; a esa entrega dócil al abuso y al engaño; a la renuncia fiscal que se observa en sectores que pueden ser decisivos

 

Estamos sobrecogidos, estremecidos, espantados, aterrados, horrorizados, asustados, alarmados, conmovidos, turbados, emocionados, impresionados, asombrados, sorprendidos, de lo que ayer aconteció en Priego de Córdoba (Córdoba), pero si analizamos lo que en estas últimas temporadas está pasando en la tauromaquia no nos debería extrañar.

El Fandi sentado en el Zalduendo, Salvador Giménez

El Fandi sentado en el Zalduendo, Salvador Giménez

Las alianzas de las figuras en forma de G haciendo por esas plazas de Dios lo que realmente les viene en gana (véase lo último que se hizo en Málaga, sin ir más lejos), esos vetos, esas empresas-apoderadas-ganaderas, esos medios Villasúsicos, esos toritos, esos sorteos, esos…en definitiva desmanes y “haceres” de mi capa un sayo.

Hombre, tampoco deberíamos extrañarnos de esto, cuando no tienes a nadie a tu alrededor, (estilo madre encauzadora del hijo que se desmadra) que te de un collejazo cuando más lo necesitas y todo son parabienes y mamadas a tres bandas pues miel sobre hojuelas, a lo mío y todo lo demás son puros talibanismos y un “Baja tú” a tiempo todo lo resuelve.

¿Dónde está ese Pepito Grillo que le diga a Fandi que a lo hecho pecho y ya no hay vuelta atrás y salga a dar la cara (de vergüenza) y con las orejas gachas, al más puro estilo Juan Carlista nos suelte aquello de…”no volverá a ocurrir”?

Pues ya van más de 16 horas desde el último Tweet del perfil de prensa del Fandi y no dan signos de vida, ¿estarán redactando el comunicado? Pues que les pregunten a algunos que no quisieron ir a Sevilla a torear que de eso saben un rato.

Pues nada, debemos hacer nosotros de Pepitos grillo, de hecho es el papel al que nos han avocado todos esos medios que no cumplen con uno de sus cometidos primordiales que es hacer de Pepito grillo.

Y ¿Quién hace de Pepito Grillo con nosotros? No teman, si no lo tienen búsquenselo, se lo aconsejo, así sabrán siempre por donde hay que tirar en esas bifurcaciones que la vida nos va poniendo, yo lo tengo, es más tengo varios y no vean como tengo el cuello de rojo, en su defecto solo hay que fijarse en los que todo lo que dicen es “palabra del señor, amen” ya saben…por el lado contrario y listo.

 

“Si daña la fiesta de los toros la insinceridad, no la daña menos el conformismo. Llamaremos conformismo a esa falta de interés por que las cosas se hagan bien; esa aceptación de hechos consumados, sin reacciones que obliguen a la enmienda; a esa entrega dócil al abuso y al engaño; a la renuncia fiscal que se observa en sectores que pueden ser decisivos”
Gregorio Corrochano. ¿Qué es toerear?

About

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.