Posted On 08/08/2014 By In Reportajes, SlideInicio With 822 Views

Las otras figuras

Plaza de toros de Pontevedra

Hoy estrenamos sección “Las otras figuras” donde queremos dar a conocer la encomiable labor de todos esos aficionados que además de serlo se atreven a dejar sus vidas como personas normales aparcadas durante unos días para darlo todo por la fiesta.

A algunos otros le ha llegado tan allá su afición que han consagrado toda su vida a la tauromaquia siendo su forma de vivir.

 

 

Este es el caso que hoy nos ocupa,  los monosabios de nuestra plaza de San Roque (Pontevedra), dos hombres que no dudan en defender siempre a sus caballos ante cualquier contratiempo que se pueda dar ante los astados.

Así lo demostró el día 2 de agosto de 2014 cuando “Chocolate”,  montado por Rafael Campos “Carioca”, picador de Daniel Luque, quedó desprotegido y el toro “Herrerito” sexto de la tarde y segundo de Luque le entró por la parte trasera quedando la “barriguera” (pieza que posee un hueco para poder meter espuela el picador al caballo) al alcance del astado pudiendo herir de muerte al equino, entonces Jesús Sanjosé Rodriguez “Corneta”, natural de Astorga (León) de 29 años de edad, no lo dudo ni un solo instante y realizó un quite cruzándosele al toro para que se fijara en él y ahuyentar así el peligro del caballo, cosa que consiguió llegando después al burladero un tanto justo de tiempo quedando a la merced del astado. “Estaba bien colocado” me comenta “Corneta” ” Donde hay que estar, en el cuello del caballo”.

Jesús “Corneta” lleva viniendo a nuestra plaza 6 años seguidos después de que el dueño de la cuadra, José Ignacio Salcedo, natural de Madrid y con una trayectoria más que contrastada en nuestra plaza (desde el año 1950 viniendo a Pontevedra), le diera la oportunidad de venir a nuestra feria a prestar sus servicios. Pepe Salcedo es un hombre a primera vista serio y poco hablador aunque en distancias cortas es como un libro abierto y de su boca solamente salen verdades como puños, gran conversador y amante de lo que hace y de sus caballos.

"Corneta" y Pepe Salcedo Foto: Kiko Volta

“Corneta” y Pepe Salcedo
Foto: Kiko Volta

"Corneta" ayudando a un picador

“Corneta” ayudando a un picador

CABALLOS

Los caballos de picar, me comenta “Corneta”, no precisan ser de una raza especial pero si tener unas características físicas acordes con el trabajo que les toca desempeñar en la plaza, han de ser de una talla mínima de entre 1,60-1,65 y un máximo de 650 Kg.

Para esta temporada la Cuadra Salcedo en colaboración con la Cuadra Equigarce (plaza Las Ventas) han traído a nuestra plaza a los siguientes caballos:

  • “Martinete” Es el veterano de la cuadra este año, tiene 16 años de edad y lleva viniendo a lo largo de seis años a nuestra plaza.
  • “Chocolate” Tiene 15 años y es nuevo en esta plaza.
  • “Duende” Tiene 13 años y es nuevo.
  • “Pumuki” Tiene 14 años y es nuevo en la plaza.
  • “Dartacán” Tiene 13 años y también es nuevo en la plaza.

Estos cinco ejemplares son los encargados de lidiar en las tres corridas de toros a la hora de realizar el tercio de varas, no todos participan activamente en cada corrida, tal y como nos comenta “Corneta” se visten completos 3 de los caballos, uno de ellos será reserva y, un cuarto que solo llevará el peto exterior para salir en el paseíllo.

La elección de que caballos deben vestirse para un día concreto la realizan ellos (Pepe Salcedo y “Corneta”) teniendo en cuenta los toros que se van a torear esa tarde y la ganadería a lidiar, por lo que se puede deducir que su conocimiento de las ganaderías y del toro es excelente.

Estos caballos, preparados para picar, necesitan una doma específica ya que se realizará contra-instinto, contrariamente a cualquier otra doma que será siempre pro-instinto, así desde muy temprana edad se les van poniendo las diversas partes de protección y se les enseña a obedecer anulándoles tanto el sentido del oído como de la vista, la confianza jinete caballo es máxima y a todo esto debemos sumarle que deben ser extremadamente manejables ya que en breve espacio de tiempo deben hacerse a distintos jinetes, 2 picadores por cuadrilla, y obedecer a las ordenes de ellos.

Su aprendizaje antes de llegar a una corrida de toros se hace en tientas de ganaderías picando las vacas que el ganadero prueba en caballo para su posterior elección y así es como se forja un caballo de picar.

Chocolate, Pumuki y Dartacán

Chocolate, Pumuki y Dartacán

Martinete y Duende

Martinete y Duende

CORRIDA

Todo comienza la mañana de sorteo donde los picadores por orden de antigüedad eligen los caballos que van a montar de entre aquellos que Pepe y “Corneta” les hayan dicho que van a vestirse para esa tarde. Los picadores conocen a la mayoría de los caballos de las 7 cuadras de España y 3 de Francia que existen hoy en día aunque no pueden elegir picar con el que ellos quieran ya que esa elección depende de los responsables de cuadra.

Seguidamente se eligen los palos para picar de entre un manojo que la cuadra pone a disposición de las cuadrillas y siempre por orden de llegada. Más tarde se eligen las puyas por orden de antigüedad de entre aquellas que la cuadra también pone a su disposición, siempre debidamente precintadas y guardadas en el cofre preparado para tal efecto ya que han de ser revisadas por la autoridad.

Por parte de los veterinarios de la plaza se realizan los pertinentes exámenes a los caballos, cotejando los datos de la documentación de cada caballo y observando la prueba de caballos donde se realiza una monta, por parte de los picadores, para observar que el caballo hace bien la suerte y si anda hacia atrás para corregir su situación en plaza, si fuese necesario.

Rueda de picadores para el paseillo

Rueda de picadores para el paseillo. Al fondo Pepe Salcedo

PALOS

Los palos son de madera de fresno y escofinados, lo que quiere decir que tienen unas muescas para que la sujeción a la hora de lanzar palo para picar se pueda hacer con la máxima precisión. En la parte de atrás tiene una protección metálica para no dañar el palo al apoyarlo o golpearlo para sujetar la puya llamada “regatón”. El palo al ser de madera y moldeable, tiene una curvatura natural llamada “muerte” a la que cada picador está acostumbrado por lo que unos quieren una “muerte” más pronunciada que otros, así mojan los palos y moldean la “muerte” a su antojo.

 

Manojo de palos para picar

Manojo de palos para picar

Comprobando la "Muerte"

Comprobando la “Muerte”

PUYAS

Constan de varias piezas y de unas dimensiones y medidas fijadas en el reglamento taurino siendo las piezas fundamentales la pirámide, encordadura y la cruceta. Una vez usadas en la corrida se mandan a fabrica para su reparación y limpieza y vuelven a usarse en otra ocasión.

Cajón de puyas

Cajón de puyas

Puya de picar

Puya de picar

VESTIMENTA

Las partes que forman la montura y protecciones de los caballos son:

Montura de Picar.- totalmente artesanal ya que por tener unas características especiales no hay fábricas que las realicen.

Ropón.- Manta debajo de la montura.

  • Manguito.- Cubre el pecho y las manos.

 

  • Braga.- cubre la zona inguinal y patas traseras.

 

  • Tripero.- Protege la zona abdominal.

 

  • Barriguera.- Protege la barriga por la parte no protegida por el peto y tiene un hueco para poder meter espuela.

 

  • Peto.- Cubre todas las partes reseñadas siendo la capa exterior y visible. No pesa más de 33 Kg y está formada del material de los chalecos antibalas y relleno de varias capas de tejido.
Montura de picar

Montura de picar

barriguera

Barriguera

Manguitos, Bragas y triperos, al fondo el peto

Manguitos, Bragas y triperos, al fondo el peto

 

Nos despedimos, pero antes queremos agradecer su amabilidad tanto a Juan “Corneta” como a Pepe Salcedo que han hecho que esto haya sido muy fácil, gracias por vuestras explicaciones y esperamos que sirvan para conocer un poco más de estos grandes desconocidos que tarde tras tarde vemos en nuestra plaza además de saber reconocer su trabajo, que aunque se realice en la sombra es fundamental para el desarrollo de la lidia.

Muchas Gracias.

“Falta alamar o seda por tu traje,
no brío por tu brazo que convierte
la lanza en caña, el peso de la muerte
en ligereza y salto de abordaje.
En el toro tu sombra vela, y vela
tu vida por la estrella de la espuela.
¡Oh dondel de baraja sin espada!”

José García Nieto, Monosabio.

 

 

About

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.