Posted On 09/10/2013 By In Tablón de anuncios With 1854 Views

«Memorias de un Torero Gallego»

Presentaciín del libro «Memorias de un torero Gallego»

memorias de un torero gallego

Presentación en Coruña del libro «Memorias de un torero gallego».

En la presentación estuvo presente nuestro amigo Pablo Rodriguez que nos ofrece esta crónica.

 

Memorias de un torero gallego.

 Pablo Rodríguez Gómez

 El pasado día 2 de octubre tenía lugar en la emblemática librería Arenas de A Coruña la presentación de un libro sobre toros. Esto es algo de por sí, bastante inusual en la vida cultural coruñesa; pero lo que hacia de esta presentación algo único, es que se trataba de las memorias de un torero de la tierra: Hilario Taboada Pérez.

 Existen pruebas documentales sobre la existencia de festejos taurinos en las principales ciudades gallegas datadas en el siglo XV, sin embargo la fiesta de los toros nunca ha tenido en Galicia el arraigo que sí ha tenido en otras regiones españolas. A pesar de que José María de Cossío hace referencia a más de diez plazas de toros en nuestra Comunidad; con la excepción de A Coruña y Pontevedra, los festejos taurinos siempre fueron algo excepcional y exótico en la mayoría de ciudades y villas gallegas.

 Esto explica que más allá del matador de toros Alfonso Cela Celita, del empresario Indalecio Mosquera o del crítico Pérez Lugín Don Pío; pocos sean los gallegos que hayan gozado de notoriedad en el mundo de los toros.

 Por todo ello es por lo que estas memorias tienen gran interés para el aficionado gallego.

 Hilario Taboada nace en plena postguerra en la localidad coruñesa de Arzúa. La única referencia al mundo del toro que tiene en su infancia es el recuerdo emocionado de una actuación de Celita, que su padre había visto en A Coruña y que no se cansaba de rememorar en familia. Esto solamente es suficiente para que el deseo de emular las hazañas del torero haga presa del niño Hilario.

 Al contrario que el matador natural de Láncara que muy joven marcha a Madrid y allí entra en contacto con el mundo de los toros; Hilario curtió sus primeros años de carrera en esas precarias plazas portátiles que de la mano de románticos aficionados metidos a empresarios recorrían Galicia y sus fiestas patronales.

 Una aventura ruinosa la de estos empresarios que daría también para un libro.

 Hilario era un torero de valor y pronto se vio anunciado en importantes plazas de primera y segunda categoría en España y América. Llega a tener gran cartel en Valencia. En dos ocasiones tuvo la oportunidad de tomar la alternativa como matador de toros. Pero la sombra de Celita, su deseo de emularlo tomando la alternativa en la plaza de toros de A Coruña y finalmente su actual esposa, el amor de su vida,  pusieron fin a su prometedora carrera.

 A pasar de ello nunca abandonó del mundo del toro, por que uno se siente torero, como el mismo confiesa, hasta la sepultura. Fue asesor artístico en la Plaza Monumental de Barcelona y en el Coliseum de A Coruña.

 Sus memorias también tienen un interés más allá del puramente taurino y biográfico. En ellas se haya retratada la Galicia rural de los años 50 y 60, un mundo que ya no existe muy distinto del actual. También se nos narra el cúmulo de casualidades y circunstancias que permitieron la construcción en los 90 de la plaza de toros Coliseum.

 Acompañaron a Hilario en la presentación de sus memorias dos conocidos coruñeses. José Carlos Fernández Barallobre Calín, cronista de la vieja plaza coruñesa de la avenida de Finisterre; y Francisco Vázquez Vázquez, alcalde de la ciudad y protagonista de uno de los capítulos del libro.

 El acto fue un éxito de público.

GRACIAS PABLO POR TU CRÓNICA

Foto-presentación-del-libro memorias de un torero gallego

Memorias-de-un-torero-Galle


 

About

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.