Posted On 07/05/2013 By In Belmonte, 100 años de alternativa With 1579 Views

Estaba decidido, aquella tarde moriría

Belmonte 100 años de alternativa

Belmonte entradilla

Relatos sobre las anécdotas que se recogen en el libro “Juan Belmonte, matador de toros” del autor Manuel Chaves Nogales.

 

 

Belmonte se dirigía a Valencia y de vez en cuando sacaba el retrato de su amada y lo besaba con la misma determinación que llevaba para triunfar como torero.

Desde el desastre de Sevilla donde le devolvieron al novillo a corrales ya nadie confiaba en él, Belmonte había toreado desde entonces, solamente en Lorca pero actuando con el nombre del torerillo al que sustituía, un tal Picocho, el cual le debe el triunfo que aquel día Belmonte disfrutó pero bajo el nombre de Picocho.

Plaza de toros de Lorca 1910 aprox.

Plaza de toros de Lorca 1910 aprox.

Belmonte llega a Valencia dispuesto a aprovechar el último cartucho que le quedaba y a triunfar como torero, se presenta ante el Sr.D.Vicente Calvo que era el contacto que le había comentado Calderón, pero las cosas se ponian feas ya que  D. Vicente, ante la convicción de que Belmonte llegaría tarde ya había contratado a Torerito de Valencia, aunque finalmente opta por llevar también a Castellón a Belmonte en calidad de sobresaliente.

En el primer toro es cogido Torerito de Valencia y Belmonte entra a torear con Vaquerito, aunque Juan intenta por todos los medios convencer a Vaquerito para que le deje matar un novillo y este le dice que si, el tiempo pasa y a Vaquerito no se le ven trazas de cumplir lo acordado; llegado el turno del último de la tarde Belmonte decide echarse a por el novillo adelantándose a Vaquerito, dándole unos capotazos y en los quites haciendo algunos muy ceñidos, logra que el público se levante de sus asientos estusiasmado con lo que estaban viendo.

Con aquella corrida Belmonte se queda con la etiqueta de temerario empezando así la eterna discusión entre los que lo vieron torear y lo tacharon de loco disparatado y los otros que afirman que lo que Belmonte hacía con el capote era de gran torero.

D. Vicente Calvo busca la manera de hacer torear a Belmonte en Valencia, así mientras,se queda a vivir en la pensión de Doña Julia , Belmonte no tiene dinero pero Doña Julia le cobra dejándole que le haga ciertos favorcillos y recadillos hasta que fuese un gran torero y le pagase todo lo que en realidad le debía.

Y esperando el gran día este llegó aunque no sería de la forma más sencilla, resulta que en la plaza quedaban unos novillos sobreros de los que dos de ellos se encargaría Belmonte, los novillos eran esperpénticos, feos y con unos cuernos de dificiles denominación; Belmonte debía buscar traje cosa dificil con la fama de temerario que tenía.

El último día Belmonte seguía sin tener traje y por la mañana se dirigió a los corrales de la plaza para ver por última vez a sus monstruosos enemigos, ya allí se le acercó un viejo banderillero que le preguntó  como se encontraba de ánimos a lo que Belmonte le respondió contándole todas sus inquietudes incluidas su falta de traje, cuadrilla, dinero para la fonda, a tan solo unas horas del  festejo y que lo único que tenía eran unos Novillos feos, entonces el viejo bandeillero le aconsejó que fuera a la estación de tren y cogiera el primer tren para Sevilla.

Finalmente encontró un traje en un guardaropa de un teatro, si a aquello se le podía llamar traje de luces, la tela era horrible y los bordados imposibles pero era lo único que tenía, Belmonte se pasó toda la noche areglando lo que se podía de aquel horripilante traje de luces.

Por la mañana y sentado en el borde de la cama veía enfrente apoyado en la silla, el traje esperpéntico, pensó que  los toros metían miedo y así se echó a releer las cartas de su amada y las quemó una a una, hizo examen de conciencia y se despidió mentalmente de su familia y muy a su peasr tomo una terrible determinación, aquella tarde moriría en Valencia.

Belmonte en Valencia

Belmonte en Valencia

 

Cap.1.- Primera heroicidad

Cap.2.- Cazador de leones

Cap.3.- Ha nacido un torero

Cap.4.- Una verdad revelada

Cap.5.- El segundo de La Tablada

Cap.6.- El que para, manda

Cap.7.- Un “Tancredo”, veintitrés reales

Cap.8.- Juan “Er der Monte”

Cap.9.- Los panecillos de Elvas

Cap.10.- Rios de sopa y montañas de pescado

Cap.11.- El Cambiazo

Cap.12.- Aún hay justicia en la tierra

Cap.13.- Llegó el amor y Sevilla

Cap.14.- ¡Mátame,asesino,mátame!

Cap.15.- A Valencia con amor

About

6 Responses

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.