Posted On 26/03/2013 By In Belmonte, 100 años de alternativa With 1342 Views

Rios de sopa y montañas de pescado

Juan Belmonte, 100 años de alternativa

Relatos sobre las anécdotas que se recogen en el libro “Juan Belmonte, matador de toros” del autor Manuel Chaves Nogales.

 

 

Calderón, el protector de Belmonte, seguía con su campaña de publicidad, entre los tertulianos del Arenal que se juntaban a la sombra de la Torre del Oro en una parada de carros que allí se encontaba. Caldeón llegó un día con Juan a presentarlo a los tertulianos y entre las desmesuradas explicaciones de Calderón y el aspecto de poca cosa que Belmonte tenía, a los contertulios les hizo gracia y tomaron al chaval bajo su tutela. Entre ellos se encontraban un picador llamado «Zalea» y Velilla que había sido picador de Mazzantini.

Torre del Oro (Sevilla) 1928

Torre del Oro (Sevilla) 1928

Mientras tanto Belmonte seguía con las aventuras con sus compañeros yendo a torear tanto a la Tablada como a la dehesa de Conradi en Almensilla, que al tener la plaza enmedio de la dehesa y lejos de las viviendas, donde torerillos  montaban verdaderas corridas de toros.

Una vez fueron a torear a Zalamea La Real, donde los mozos del pueblo había organizado una capea solamente para ellos y donde se comunicó que todo aquel que saltase a torear sería hecho preso, así los aspirantes de fuera del pueblo fueron saltando uno a uno al ruedo, arrestados y presentados ante el cabo de la Guardía Civil que ocupaba su asiento en el palco de autoridades, más tarde, acabado el festejo, el Guardial Civil les comentó a los arrestados que no les iba a hecer pasar la vergüenza de ir esposados desde la plaza al cuartelillo, pasando por todo el pueblo, por lo que les encomendó que fueran por su propio pie a lo que accedieron dándole su palabra. La mayoría de los jovenes aprovecharon para escapar, entendiendo que el cabo había hecho esto para que así lo hiciesen, pero Juan Belmonte como había dado su palabra se dirigió a la carcel del pueblo y allí se presentó para que lo hiciesen preso, tal y como había quedado. Al poco tiempo fue puesto en libertad.

Plaza de Zalamea la Real. Año 1905

Plaza de Zalamea la Real. Año 1905

Por otro lado en casa de Juan Belmonte las cosas iban cada vez a peor, el padre ya no hacía nada por su prole y la única esperanza era el toreo, así Belmonte desesperado pidió a los tertulianos del Arenal que hicieran todo lo posible por conseguirle algún festejo para poder torear, se dirigieron al Café La Perla y hablaron con Benjumea Zayas y Oliva que recientemente habían construido una plaza en Arahal y estaban organizando su inauguración, la cual sería con Belmonte matando dos novillos.

Café Bar La Perla. Año 1907

Café Bar La Perla. Año 1907

Parecía que las cosas iban tomando forma y la necesidad de sacar de aquella ruina a su familia era el motor que movía a Juan, el hambre que pasaban era mucha y frecuentemente a la vuelta de torear de la dehesa de Conradi, como quedaba lejos de Sevilla, la pandilla de torerillos se pasaban la caminata pensando en comer y mientras unos pensaban en pozos llenos de chocolate, sentados en el bocal y pasarse la vida mojando allí bizcochos otros, imaginaban caudalosos rios de sopa y montañas de pescado frito, tan grandes, que les daba vértigo.

 

Cap.1.- Primera heroicidad

Cap.2.- Cazador de leones

Cap.3.- Ha nacido un torero

Cap.4.- Una verdad revelada

Cap.5.- El segundo de La Tablada

Cap.6.- El que para, manda

Cap.7.- Un “Tancredo”, veintitrés reales

Cap.8.- Juan «Er der Monte»

Cap.9.- Los panecillos de Elvas

About

4 Responses

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.