Posted On 12/03/2013 By In Belmonte, 100 años de alternativa With 2198 Views

Juan «Er der Monte»

Juan Belmonte, 100 años de alternativa

Relatos sobre las anécdotas que se recogen en el libro “Juan Belmonte, matador de toros” del autor Manuel Chaves Nogales.

 

 

 Una de las principales premisas que aquellos torerillos tenían era la de no teorear en los tentaderos que se montaban para diversión  de marquesitos y mujeres guapas invitados por el ganadero que las organizaba. Estos ganaderos solian ser los típicos señores feudales que trataban a los torerillos como si no fueran personas.

Una vez fueron a tentar a una de estas ganaderias y todo lo que no envestía lo toreaban ellos pero lo bueno se lo quedaba  el torero «oficial», cuando ellos estaban toreando con la gerarquía a la que estaban acostumbrados, salió una vaquilla buena y entonces el «torero oficial» que era Vicente Segura, se adelantó a lo que ellos protestaron, el ganadero pudo orden y arremerió ante uno de los de la cuadrilla de torerillos: -¿Donde se ha visto un rubio que sea torero? – Lo que no se ha visto nunca es un ganadero con tan poca vergüenza. Los echaron a patadas.

El padre de Belmonte y el Banderillero Calderón eran compadres, entre ellos hablaron de las inquietudes taurinas del chaval por lo que Calderón se hizo cargo de Juan dándole los consejos que necesitaba. El camino solo era uno y pasaba por los tentaderos y el lucimiento para que los ganaderos pudieran observar las actitudes del chaval. El primer tentadero de Juan Belmonte fue en la ganadería de Urcola que regentaba D. Felix Urcola y su tribunal examinador estaba formado entre muchos otros por Zuloaga, José Tejero, José Manuel del Mazo, etc…

D. Felix Urcola

D. Felix Urcola

 

El toreo de Belmonte causó buena impresión, aunque fue tachado de un poco codillero, lo mejor de aquella tienta fue que salió de ella con el ofrecimiento de protección de D. José Manuel del Mazo, el cual le dijo que pasara por su casa y que procuraría mandarlo a unas novilladas a Bilbao.

Juan unos dias más tarde fue y llegó a tocar la campana pero entre que el servicio no le hizo caso por sus pintas y su enfermiza susceptibilidad, Juan estuvo tiempo pasando por aquella casa pero no se atrevía a llamar por si volvian a despacharlo como un pedigueño.

Calderón se lanzó a elogiar a Juan en las tertulias taurinas – El que torea bien de verdad, el que es un fenómeno es ese muchacho «Er der Monte».

José María Calderón, banderillero del matador Antonio Montes

José María Calderón, banderillero del matador Antonio Montes

Cap.1.- Primera heroicidad

Cap.2.- Cazador de leones

Cap.3.- Ha nacido un torero

Cap.4.- Una verdad revelada

Cap.5.- El segundo de La Tablada

Cap.6.- El que para, manda

Cap.7.- Un “Tancredo”, veintitrés reales

 

About

3 Responses

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.