Posted On 20/01/2013 By In Martinez Flamenca, Zona Facebook With 1478 Views

Repaso Ganaderias, año 1933

Zona Facebook. Martínez Flamenca

Un vistazo a las ganaderías bravas. Año 1933. Prescindiendo de los novillos, las mejores ganaderías del año fueron las de Félix Moreno en Alicante y Bilbao, Conde de la Corte en Arlés (Francia) y Palma de Mallorca, Pablo Romero en Algeciras, Indalecio García en Valencia y Carmen de Federico en Bilbao y Logroño.

Además de la corrida de Félix Moreno y de la de Carmen de Federico, fueron jugadas en la feria agosteña bilbaína, sendas de Santa Coloma, Pablo Romero, Concha y Sierra e Hijos de Miura, y ninguna de las seis alcanzó la excelente presentación allí acostumbrada, por el temor de los ganaderos a «los amos del cotarro» (léase coletas). Sin embargo, superó a la de la mayoría de los cosos y FALTARON el «ex joven maestro»,el valenciano Barrera y «El Estudiante» paisano de Azaña. Tiene, pues, razón sobrada, el competente corresponsal bilbaíno, de LA FIESTA BRAVA, Alfonso de Aricha, en eso y en censurar que no sean castigados los toreros «faltones» sí no las ganaderías, pues desaparecen, en 1933, de aquél cartel de agosto, tres de dichas seis divisas sevillanas,para dar paso a otras regioiies y por supresión de uno de los espectáculos. Así, continúan Pablo Romero, Carmen de Federico y Félix Moreno y desaparecen Santa Coloma, Concha y Sierra e Hijos de Miura, para entrar el Marqués de Villamarta y una salamanquina o castellana. De tan excelente calidad como esas andaluzas, siguieron, en cantidad, las vacadas charras, con las corridas de Graciliano Pérez en Cartagena y Salamanca, Atanasio Fernández en Madrid, Antonio Pérez en Valencia y «Coquilla» en Nimes (Francia)y Palma de Mallorca. Fn San Sebastián, Salamanca y Vitoria hubo sendos concursos. Resultaron los dos primeros regulares y se llevaron el premio «Gusanillo», 25, negro, de Carmen de Federico, y «Famoso»,10, negro, de Juan Cobaleda. El concurso vitoriano no se efectuó entre seis divisas, sino entre tres, aportando cada una dos toros. Pertenecieron éstos a las ganaderías colmenareñas de Julián Fernández y Juan Manuel Puente y a la salamanquina de María Matea Montalvo, o sea a las tres ramas de Martínez. Valieron tan poco, en bravura y tipo, que hubimos de declarar desierto el premio. Y digo hubimos, pues tuve la honra de pertenecer al Jurado calificador, en unión de cuatro inteligentes aficionados. Y me voy a permitir agregar una, que no pertenecía a la «Unión» ni siquiera la «Asociación de ganaderos de reses bravas», sino a una ganadería libre y salamanquina la de Pedro Hernández, el cual envió a la guipuzcoana Tolosa, para su feria de junio de San Juan, cuatro novillejos,de distintos hierros. El de la cuarta bestezuela, negra, llamada «Asturiano», número 18, era una ancla,parecida a la de antes de los sevillanos Moreno Santamaría y hoy a la del salmantino Gabriel González. Resultó el animalito colosal, asombroso,completísimo y, desde luego, superior a muchos de sus «colegas» del Cuadro de honor. Natalio Sacristán Fuentes, Francisco Cester y sus huestes, no pudieron con la fiera. Pequeña y sin poder, pero bravísima,tomó tres puyazos, dio sendas terribles costaladas y fué ideal, de bandera. Pidiendo pelea y como la seda siempre, no acusó un solo detalle censurable y es de lo mejor que he visto hace años.

 

About

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.