Posted On 05/08/2012 By In PEREGRINA 2012 With 1024 Views

Gusta lo bueno. Crónica primera de abono feria Peregrina 2012

4 de agosto de 2012. Plaza de toros de Pontevedra, tres cuartos de entrada. Primera de feria.

Toros de Alcurrucén parejos de presentación y peso (sólo 25 kg. de diferencia entre los extremos). De distinto comportamiento, nobles, dieron buen juego para la lidia.

Juan José Padilla:       Estocada caída y atravesada. Oreja

                                   Estocada caída. Oreja

Sebastián Castella:     Casi entera desprendida y atravesada. Oreja

                                   Estocada quizá desprendida. Dos orejas

Miguel Ángel Perera:  Pinchazo, pinchazo hondo, aviso, desprendida atravesada, dos intentos y descabello. Silencio.

                                    Tres pinchazos y estocada pelín desprendida y tendida. Bronca que comparte con el puntillero.

Salieron por la puerta grande los dos primeros y división de opiniones para Perera en su salida.

Foto Miguel López

Por éstas les juro que me avisó Cebrita que mucho ojo con el quinto de la tarde en cuanto salió al ruedo y también le gustó a Castella que lo cuidó en el caballo ¡y le hizo un quite! por chicuelinas, queda una lentísima para el recuerdo. Se plantó el torero en el centro del platillo y ahí inició la lidia con una tanda en la que alternó los cambiados por la espalda. Bueno el toreo en redondo y cuando cambió a los naturales aquello ya era otra cosa peor dada la calidad del Cancionero, así que retomó el toreo con la derecha y recuperó el favor del respetable que premió el conjunto de la obra desorejando al castaño bragado, eso dice la ficha.

A su primero había que comprenderlo y eso hizo que el trasteo creciera en importancia conforme avanzaba la lidia ya que se imponía taparle la cara al astado porque se salía de la suerte. Faena de acoplamiento del francés ante un bendito que humillaba con gran calidad. Estocada fulminante.

En el que abrió plaza banderilleó bien Padilla, lo digo porque esto fue lo anormal, lo fuera de común en toda la tarde. Tomó demasiadas e innecesarias precauciones para el oponente que tenía y éstas las acentuó más si cabe al natural donde abusó del pico. Toreó siempre hacia fuera y a partir del trasteo con la izquierda se acabó el toro. Áspero y bronco resultó de salida el único negro de la corrida y así lo entendió el jerezano que dejó a sus auxiliares completar el segundo tercio. En la muleta tenía un pitón izquierdo para ponerle un piso en el centro pero para esto hace falta técnica y… mejor pasamos a los fuegos artificiales a base de molinetes, pases rodilla en tierra y desplantes. Se atracó de toro en la estocada.

Con la espada emborronó Perera su carta de presentación en Pontevedra. A base de cabezazos derribó el tercero al caballo en la puerta de chiqueros (recordamos que los dos primeros tercios no son importantes, o eso parece) y el bobalicón pastueño nació para jefe ya que no aceptaba el mando, condición indispensable en la torería, parte de la trilogía obligatoria de parar, templar y… Se dejaba hacer si sólo se limitaba la cosa a correr el trapo delante de la cara a su ritmo. Se perfiló Miguel Ángel con la izquierda dándole todas las ventajas pero ni así, ni uno tomó, escapaba el animalito.

Un catálogo viviente de la fábrica de sosería cerró plaza y ante él estuvo bien el pacense pero a esas alturas el público ya no quería fiesta, y el toro tampoco. Ya tenía la afición nuevo rey de la tarde y príncipe pirata.

No seré yo quien le ponga puertas al campo ni diga esta boca es mía, que a la lucha y sacrificio personal del andaluz, añadidos una gran simpatía natural, conexión y cariño correspondido, bien se le puede premiar si así lo decide el pueblo. Pero entre esto y las cosas bien hechas, suenan mejor las ovaciones, gusta lo bueno.   

                             www.facebook.com/FinitodeTeis           

About

1 Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.