Posted On 21/08/2012 By In PEREGRINA 2012 With 1082 Views

Diario de un peñista. Segunda Parte

Crónica de un peñistas con ansias de llegar a ser aficionado.

Sábado 11 de agosto, el día amanece apacible, es el día grande en mi Pontevedra, la ofrenda de flores a la virgen, pregón de fiestas a cargo de Xabi, por cierto lo vi ayer en la playa orgulloso con su camiseta del Barça y su nombre en la espalda, gigantes, cabezudos, niñ@s vestidos con el traje de Galleg@, no tan niñ@s vestidos también, sonido de gaitas y un gran bullicio en mi ciudad; La plaza también está bulliciosa, tanto fuera como por dentro, dentro estamos más o menos los de siempre y fuera…también, acompañados por la fuerza pública, no vaya a ser como lo de Mallorca.

Lo de esta tarde me suena y casi que adelanto algo de la crónica y tan fresco, empiezo por el final, se abre la puerta grande para la terna, bla, bla… miro los Cortijillos, no están mal, mejor de aspecto que los Alcurrucén, me gusta un apartado número 55, no me deja ni a sol ni a sombra está apartado con un hermano de Hermanos Lozano número 4, decidido, mis favoritos, esperemos al sorteo a ver que nos depara, Jandro lo llama al 55 y se le encara, que bonito…

¿Y el 55?, no entró ni en el sorteo, igual no venía para aquí, ya me parecía mucho bicho para estos espadas…dicen por ahí.

Marcho pitando que la familia me espera para la ofrenda y tomar algo, que pena, hoy no puedo ir a la radio para el programa de Oswaldo, se adelanta por el baloncesto, que todo sea por una victoria a los americanos, antes de ir a la plaza veremos el final; me comentan que el pregón ha estado muy bien y me preguntan por el sorteo, pues bien también, ale… ya se oyen venir las gaitas y a lo lejos veo a los gigantes, ¡Que viva la Virgen Peregrina!

Llego a casa cerca de los 14:00 horas, a las 14:30 comida de hermandad con la peña taurina 11, menú Vaquilla estofada preparada por el excelente chef Javi, de la Cueva de Javi, llego a tiempo ya que todo se retrasa, la comida excelente y el ambiente de 10, cantamos, reímos, charlamos, comemos, bebemos y volvemos a cantar, todo se anima y la hora de ir a la plaza se aproxima, foto de familia en la Peregrina con la Peña 11 y a tomar el último café, “Estos chavales son la pera, dignos sucesores del ambiente festivo en la plaza de toros y fuera de ella, sanotes y muy pero que muy divertidos, fue un acierto la comida, deberíamos repetirla siempre”, es el pensar general, ya se verá el próximo año, un aplauso caluroso y un abrazo verdadero a esta peña”.

Vamos a la plaza el ambiente está cargado, noto entre la peña que en este día señalado, así como hace cerca de 4 años, la gente está pasando muy mucho de lo que el espectáculo nos puede ofrecer, será que ya sabemos lo que pasará…

CAPÍTULO UNO: “Manué, coño que canzino…que zí, que eztamo en Pontevedra”.

Esto debió ser lo que su mozo de espadas le dijo a “El Cordobés”, cuando vio que aquello no le sonaba de nada, todo lo que le había valido tantos años atrás  para sacar orejas y puertas grandes no le estaba valiendo este año, por todo esto se enfadó y no quiso saber absolutamente nada de la lidia, nunca he visto a un director de lidia apoyado en barrera con pierna en tablas y vasito de agua en la mano observando como el caballo trota de un lado a otro de la arena pasando por los medios y este no se haya inmutado ¡vergonzoso!.

CAPÍTULO DOS: “Presi, déjeme poner otra tanda que esta me salió mal, anda enróllese”.

Esto debió pensar el Francisco Rivera cuando después de poner un “par de banderillas” a su segundo, intentando hacerlo al violín y saliéndole a la paletilla ya que no saca los garapullos de donde se deben sacar, y así les va, pero como estamos en Pontevedra le pedimos al presidente poner otro par y listo, eso… ¡listo, que eres un listo!, le espetó el presidente en nombre de todos los que allí nos encontrábamos ¡vergonzoso!

CAPÍTULO TRES: “a ver si con el gorrito le saco el rabo a estos Gallegos”

Pues va a ser que no…señor Fandi, en Pontevedra ya no pasamos muchas cosas y menos que se trate  de esta forma al toro, eso le valía a usted hace unos años pero esto cambia, gracias a dios, entonces se quedará usted sin puerta grande y hasta la próxima que esperemos que venga con los deberes hechos. ¡vergonzoso!

 Qué pena de corrida, los toros no eran nada malos, si los hubieran cogido el primer día…salgo contento de la plaza, no por el festejo en sí, sino por el grado de madurez que estamos alcanzando en Pontevedra, parece que ya no nos toman el pelo como antes lo hacían y eso quiere decir que todo debe cambiar a partir de ahora y para siempre. Nos merecemos una cervecita en el Carolo, allá vamos…, cena, copas y a pasarlo bien, viejos recuerdos y amigos de siempre.

Domingo 12 agosto, allá por las 11:00 horas salgo de casa con la peque, le he dicho que vamos a ver un toro, será su primera vez que va a la plaza, esperemos que no la última, llegamos y ya nos encontramos a los caballos de Diego Ventura recién llegados y pegándose un refresco.

Entro en el patio de caballos y charlo con algún conocido, me entero que la mañana anterior el Francisco Ordoñez estuvo entrenando en el ruedo con un carretón la suerte máxima, menos mal que lo entrenó…subo para ver a los Victorinos, vaya, vaya, esto si son toros, bien presentados  para Pontevedra y atentos a todo, me comentan que cuando llegan los de Victorino se nota en el camión el movimiento y su salida del cajón es con bravura y fuerza… y de pronto se hace el silencio y todas la miradas se fijan en , como dice Jandro, los verdaderos maestros de la Tauromaquia, D. Victorino Martín e hijo, saludan a todos los presentes y tienden la mano a todos sin excepción, ya valió la pena levantarse para venir a la plaza.

Salimos pitando para colgar el sorteo, comida y siestilla, café y ver el final del baloncesto, bueno…no pudo ser, era difícil.

Entró en la plaza con una sensación rara, entre el cansancio de estos días y saber que esto se acaba y habrá que esperar un año entero. Paseíllo, la peña está de bajón, “ayer la noche fue dura”, me dicen. Empieza Ventura, los caballos espectaculares, la verdad que no entiendo mucho del toreo a caballo, pero solamente he echado de menos unas banderillas a dos manos, ni una.

Por otra parte Fandiño se vacía y su entrega se ve recompensada y sale por la puerta grande, un par de pases mágicos, con temple y tanda ligada, parando, mandando, templando.

La cosa no ha sido nada fácil para el matador, toros bravos los de Victorino pero que hay que llevar siempre en medio del trapo, y eso… señores, no todos saben hacerlo, difíciles algunos que se cerraban en la salida y hacían perder sitio al maestro, pero lo mejor lo vimos en el tercero, nº:34 y de nombre, haciendo honor, “estupendo”, al que le dio dos varas de libro y echando el palo, el picador Rafael Agudo que desde aquí quiero darle un caluroso aplauso, gracias por la lección en directo que usted nos ha dado.

Rafael Agudo, picador de Fandiño

Salgo de nuevo feliz de la plaza, hoy doy gracias a que hemos podido ver como se pone un par de varas como hay que ponerlas y que el picar es fundamental para medir la bravura del toro. También hemos visto como un maestro que lo ha dado todo, este año, en todas las de primera, también lo hace en una de segunda, y no viene a especular ni a pasar el tiempo y eso ¡si es lo que debemos premiar!

Nada más, solamente dar las gracias a tod@s:

Las peñas. En especial peña 11

Mi peña. La de más alegría.

Al coyote porque yo ya me mandaría al carallo más de una vez.

Al Pena por ocuparse de los detalles.

A la salsa-espada de descabeche, que repite pero nos reímos mucho.

Coordinadora de Peñas. En especial a Juan Riveiro.

A los que trabajan en la plaza, en especial a:

Jandro, por lo que aprendo de los toros, y José Vicente, por lo que me enseña.

Bar Carolo “Jorge”, por su aguante.

Restaurante Cáncamo, por dar de comer al hambriento y de beber al sediento.

A Félix, que no hace falta pedirle nada.

A Javi por ese estofado y su Cueva.

Al “Que”, porque es lo “Que” hay.

A Oswaldo por contar conmigo.

A Taurophilos por ser como es.

Y…a mi familia, sin ella, esto no sería posible.

Hasta el año que viene, seguiremos estudiando para ser mejores y recordar:

“La primera la damos nosotros y no hay dos sin una”

About

1 Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.