Posted On 17/06/2011 By In Colaboraciones With 841 Views

En el fondo del mar

En el fondo del mar

Con una mente limpia, por muy abierta que ésta sea, no se entiende lo que a veces pasa en el mundo de los toros. Entre todos la mataron y la Fiesta sola se murió. No nos hacen falta los antitaurinos, el enemigo está en casa.

Como claro ejemplo de esta introducción tan apocalíptica sirva lo sucedido en Cáceres con lo que iba a ser el mano a mano entre Emilio de Justo y Jairo Miguel. Se supone que debido al “escaso” número de entradas vendidas, el empresario Manolo Martín alega inclemencias meteorológicas para cancelar el espectáculo… pero no llovió. Entonces cambiamos de excusa y aparece la perfecta: las llaves. Esto le puede pasar a cualquiera ¿usted querido lector nunca perdió una llave? y claro está, no aparecen. No se encuentran por ningún lado las llaves de toriles y no se puede celebrar el festejo.

La alteración de orden público que se forma es tan sólo igualable al disgusto de los dos diestros y por tanto se completa el espectáculo (no taurino) ¡con la Policía! Ya sólo faltaba Berlanga.

Mezclando el enfado con el triunfo no producido, el público se llevó a los dos matadores a hombros y ante la gravedad de los hechos, en días posteriores el Ayuntamiento rescindió el contrato con Intertauro. ¡Sólo faltaría!

Pero las desgracias nunca vienen solas, bien se sabe, y el consistorio de Teruel inició ya los trámites para hacer lo mismo con su plaza y esta nada grata compañía/empresario. Alega numerosos impagos y el retraso en la presentación de los carteles de la Feria del Ángel. Y como cuando uno tiene mala suerte, la mujer hijos de otro, Miguel Abellán rompió su relación de apoderamiento con un Manolo Martín ya convertido en víctima. Muchos problemas tuvo también en Ciudad Rodrigo y en la España taurina su fama le precede.

Dejando a un lado el tema personal, esta ciudad extremeña también tiene otras “anécdotas” como retirar en abril de 2.010 un escudo de los Reyes Católicos… ¡por franquista! Lo habían hecho con el objetivo de cumplir la Ley de Memoria Histórica.

Y el cabo Piris, que retiró de la librería Figueroa una imagen de la Maja Desnuda de Goya. Sí, acertó usted, por porno: la estaban viendo unos niños.

Pero volvamos a lo que nos incumbe, para arreglar esto (en parte, porque este mundillo ya no tiene solución), si es que a alguien le interesa solucionarlo ¿dónde están las llaves?

Finito de Teis

About

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.